Men's Health


El Uso Medico de Terapias Anabólicas, Ejercício y Nutrición para Hombres y Mujeres Viviendo con el VIH  -  FORTALECETE Y
SOBREVIVE


Pregúntele a Nelson - Presione AquÌ

 

Nelson Vergel
BIOGRAFIA

La necesidad es la madre del ingenio. Nelson Vergel ex ingeniero quìmico nacido en Venezuela es, desde hace 17 años, un sobreviviente HIV positivo. Por necesidad, èl se ha convertido en una guìa en la defensa de tratamientos para combatir la sìndrome del desgaste/lipodistrofìa y por el bienestar de pacientes HIV positivo. En 1994, antes de la apariciòn de los inhibidores de proteasas, el peso de Nelson disminuyò de 165 libras a 140, y manifestaba muchos otros sìntomas relacionados con el SIDA. Muchos de sus amigos habìan muerto por el desgaste, pero èl se rehusaba a ser la pròxima vìctima de èste horroroso sìndrome. Visto que no habìa sido aprobado aùn ningùn tratamiento efectivo contra el desgaste, Nelson estudiò cada fuente de informaciòn disponible e iniciò un cambio en su estilo de vida que mejorò dràsticamente su salud y su calidad de vida. Aumentò 35 libras de masa muscular en cuatro meses. Su nivel de energìa diò un salto, su lìbido
regresò y los sintomas relacionados con el SIDA desaparecieron. Nelson lucìa mejor que nunca. Quizo compartir sus recièn adquiridos conocimientos de manera que otros se pudieran beneficiar de ellos. Usando sus conocimientos en ingenierìa quìmica, investigò y recogiò informaciòn sobre estudios en el campo de la nutriciòn deportiva, de los suplementos alimenticios, ejercicios y teràpias con anabòlicos. Armado con èsta informaciòn, Nelson creò en 1994 lo que hoy es conocido como “Program for Wellness Restoration (PoWeR)” (Programa para readquirir el bienestar) una organizaciòn nacional sin fines de lucro. PoWeR distribuye informaciòn sobre un programa completo de sobrevivencia para obtener la màxima salud y productividad. Centenares de doctores y dietistas a lo largo del paìs trabajan con PoWeR para mejorar la salud de pacientes HIV positivo. Despuès de haber usado el programa de PoWeR, muchos pacientes han experimentado las misma dràsticas mejorìas
que Nelson y viven saludables de nuevo.
Las conferencias que ofrece Nelson se extienden alrededor del paìs y en el extranjero, ha realizado màs de 140 seminarios en inglès y en español. Presentò un estracto de su trabajo a la Conferencia Internacional de Vancouver sobre el SIDA en 1996, en 1997 a la Conferencia Internacional de Cannes sobre Nutriciòn y HIV, en 1998 a la Conferencia de Ginievra sobre el SIDA y en el 2000 a la Conferencia del Sur Africa sobre el SIDA, entre otras. Nelson coopatrocinò la primera Conferencia Internacional sobre el desgaste por SIDA en noviembre de 1997, resaltada por la participaciòn de expertos mundiales. Por su dedicaciòn y sensibilidad al tema, le fuè propuesto participar al Grupo de Estudios Metabòlicos del Grupo de Experimentaciòn Clìnica sobre el SIDA (Metabolics Study Group at the AIDS Clinical Trials Group – ACTG) del Instituto Nacional de Salud (NIH), la organizaciòn de investigaciòn sobre HIV màs grande a nivel mundial. Junto a su socio de
investigaciòn, Michael Mooney, Nelson es coautor del libro Built To Survive (Fortalecete y Sobrevive), en el cual sintetiza toda la informaciòn recogida desde 1994. Las ganancias netas por la venta de èste libro son utilizadas para financiar programas sin fines de lucro para el bienestar de pacientes HIV. Recientemente Nelson editò y compilò informaciòn para el libro “Como Manejar los Efectos Secundarios”, publicado por la Houston Buyers Club (Club de Compadores de Houston), otra organizaciòn sin fines de lucro que èl ayudò a crear. Nelson ademàs es el coeditor de la pàgina Web medibolics.com, la cual ha recibido màs de 200.000 visitadores desde abril 1998.
Con los fondos recaudados con la ayuda de 150 voluntarios, Nelson realizò el sueño de crear el Centro de Bienestar Cuerpo Positivo (Body Positive Wellness Center-BPWC), abierto en Junio del 1998 en Houston, Texas. Este centro es el primero de una serie de centros de bienestar si fines de lucro que Nelson prevee seràn abiertos a lo largo de los Estados Unidos y del mundo. Dichos centros seràn proyectados despuès del centro de Houston, cada uno ofrecerà un gimnasio completamente equipado y con entenadores certificados, evaluaciòn nutricional realizada por dietistas, un “club de compras” para la adquisiciòn de suplementos dietèticos, masajes y teràpias quiropràcticas, lecciones para manejar el estrès, y una sala de conferencias para la realizaciòn de seminarios sobre bienestar y sobre tratamientos para combatir el HIV. Nelson obtuvo fondos para conducir dos estudios de investigaciones para determinar la efectividad de su programa. Hata Enero 2001, màs del
73% de los 520 clientes del centro han experimentado un considerable aumento de la masa muscular, de la fuerza y de la calidad de vida. Para integrar su programa de bienestar con uno de cuidado continuo, Nelson y un grupo de miembros de su directiva del centro facilitaron en Enero 2001 la fusiòn entre BPWC y la Clìnica Montrose, una de las màs grandes clìnicas especializadas en HIV en Houston. Habiendo probado su prototipo en Houston, Nelson està actuando como asesor tècnico en la creaciòn de nuevos centros de bienestar en Fort Worth, Honolulu, Atlanta, Fort Lauderdale, San Josè y San Juan de Puerto Rico. Recientemente, Nelson obtuvo el apoyo del grupo local de Ryan White para solicitar fondos federales para el centro de bienestar de Houston.
Actualmente Nelson està viajando alrededor del paìs dictando sus seminarios titulados “How to Manage Side Effects – A Survivor Perspective” en inglès y “Viva la Vida con HIV” en español. Tambien es fundador del sitio web www.facialwasting.org to help people review options for facial lipoatrophy reconstruction.
Decir que su programa ha ayudado a Nelson Vergel a volver a la vida con vitalidad es algo obvio. El es el mejor ejemplo de su trabajo.
Para mayor infromaciòn sobre Nelson Vergel, su libro, seminarios, o el centro de bienestar, favor contactarlo al (713) 539-1978, Fax (713) 526 – 5883. Email powertx@aol.com. Sitio Web ww.medibolics.com
Actualizado en Noviembre 2004


Muchos años conviviendo con el sida
Nelson Vergel es uno de los pocos latinos que ha sobrevivido desde que se descubrió el virus
Rubén Moreno
ruben.moreno@laopinion.com
5 de junio de 2006
Titulado en ingeniería química, Nelson Vergel salió con 25 años de su Venezuela natal esperando encontrar en Estados Unidos la oportunidad que le abriera las puertas de su vida. Números rojos
25 años de epidemia


26 millones de personas han muerto por sida, 2.8 millones lo hicieron el año pasado
15 millones de niños han perdido a alguno de sus padres por la enfermedad
40.3 millones de pacientes infectados en todo el mundo, 4.1 millones se contagiaron el año pasado, incluyendo a 540 mil niños
En 1985 se reportó al menos un caso en cada región del mundo.
El 95% de la epidemia se concentra en países subdesarrollados de Africa, mientras que en Latinoamérica la padecen 2 millones de personas; cada año se producen 177 mil casos nuevos
Las mujeres representan casi la mitad de los pacientes infectados y el 40% del total tienen entre 15 y 24 años.
En Estados Unidos, de los 1.6 millones que viven con VIH, 1.1 millones padecen el sida. Cada año se producen en el país 40 mil casos adicionales
En los últimos diez años se ha duplicado el número de infectados

Pero al poco tiempo de aterrizar en Houston sintió que el mundo se le vino abajo cuando le explicaron que padecía un mal que estaba acabando con la vida de miles de pacientes en cuestión de meses.
"Aquello fue horrible. Era como estar en la guerra sin saber cuándo te va a caer la bomba y sentí que se me acabaron todos los sueños que traía como inmigrante", recordó al escuchar que tenía el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) en la sangre.
Hoy, 23 años después de estar conviviendo con la enfermedad, Nelson es uno de los apenas 20 mil llamados "pacientes de rescate" que han sobrevivido desde el principio a esta plaga, desde que el germen cambió la opinión pública en los comienzos de los años 80.
No fue, oficialmente, hasta 1985 cuando se empezaron a practicar las primeras pruebas médicas para detectar un virus que incluso los científicos más experimentados calificaron de extraño, pero del que ahora Nelson es consciente que lo llevaba consigo desde dos años antes, cuando conoció a su pareja en un viaje a Norteamérica.
Su historia
"Recién estaba saliendo del armario y estaba inexperto. En Venezuela nadie utilizaba el condón y yo nunca había escuchado de una enfermedad así", dijo Nelson, que tuvo que enfrentarse al rechazo de su padre. "Al poco tiempo se me infectó la garganta y estuve por un mes en la cama con muchísima fiebre. Pensé que se trataba de una gripe bastante fuerte. Luego se hablaba de que si era un cáncer, después un virus… hasta que me hice el examen y te das cuenta de que te toma una sola vez para contagiarte".
Por el camino ha perdido a dos parejas y más de 50 amigos que fueron vencidos por el sida mientras que, después de dos décadas sobrellevando el virus, Nelson se encuentra al borde de entrar en la zona más temida de la enfermedad. Desde hace unos años hasta ahora, su sistema de defensas ha bajado considerablemente.
"Estaba con 600 células CD 4 y ahora sólo tengo 220, menos de lo que debería tener. Me imagino que también afecta el que lleve mucho tiempo con la enfermedad", dijo el paciente, sin perder la esperanza de conseguir levantar ese número antes de caer en la franja del sida.
"Sé que no estoy fuera de peligro, que tengo el virus en la sangre y que no va a desaparecer. Aun así nunca me he dado por vencido y por eso siempre trato de hacer mucho ejercicio y de comer bien. Pero sobre todo, uno tiene que tener convicción en sí mismo".
Bromeando, Nelson dice que si todavía está vivo es porque Dios lo ha visto tan ocupado que quiere darle más tiempo para ayudar a prevenir a que otros caigan en las garras del virus. De hecho, confiesa que desde que se contagió con la enfermedad no ha parado de querer saber más de ella, y de ofrecer charlas y seminarios por todo el país sobre los peligros que acarrea el sida.
Con la vista al frente, a Nelson le tocó aceptarse a sí mismo antes de cerrar la puerta del pasado y olvidar lo que, por descuido o equivocación, asumió como una responsabilidad a la que dice que de poco sirve ya buscarle el sentido.
Sin embargo, lo que más le duele es ver "cómo después de 25 años de enfermedad, la gente sigue sumida en el rechazo y los latinos sin querer informarse, provocando que del millón de personas que viven con el sida en Estados Unidos, una cuarta


http://www.projinf.org/spanish/pub/36sp/lipo.html , http://www.apla.org/apla/impacto/1103/cambios_rostro.htm
http://www.apla.org/apla/impacto/0204/cambios_rostro.htm